Dolor de espalda, malestar, tensión, fatiga crónica… son problemas habituales que afectan a casi todo el mundo hoy en día. El Quiromasaje ofrece una solución efectiva a estos problemas mediante un masaje consistente en manipular manual y suavemente piel, tejido adiposo y músculos del cuerpo humano.

Esta técnica debe ser siempre aplicada por un profesional cualificado que tenga una formación específica sobre el sistema muscular, óseo y nervioso del cuerpo humano, así como la forma concreta de realizar cada tipo de masaje según la dolencia de que se trate.

 

 

¿Qué es el Quiromasaje?

El Quiromasaje es una terapia manual que consiste en manipular manual y suavemente la piel, tejido adiposo y músculos del cuerpo humano.

La mano humana es, por el momento, la única herramienta capacitada para percibir con exactitud el grado de presión a ejercer y la sensibilidad con la que se debe tratar el tejido.

Esta técnica debe ser siempre aplicada por un profesional cualificado que tenga una formación específica sobre el sistema muscular, óseo y nervioso del cuerpo humano, así como la forma concreta de realizar cada tipo de masaje según la dolencia de que se trate.

El quiromasajista no sólo trabaja la zona afectada, sino que debe conocer perfectamente el origen de la lesión que motiva la dolencia, favoreciendo igualmente la circulación sanguínea y estimulando el sistema nervioso proporcionando de esta forma una situación de bienestar en el receptor.

¿Cómo es una consulta de Quiromasaje?

En una consulta de Quiromasaje, el terapeuta empieza haciendo una palpación de los tejidos y de la zona muscular dónde el paciente presenta dolor y/o molestias. El objetivo es “sentir” el problema y determinar su origen para poder plantear y ejecutar adecuadamente la sesión.

A continuación se realiza un masaje, primero en el punto dónde está localizado el problema y a continuación se amplía paulatinamente a toda la zona afectada.

El Quiromasaje es menos agresivo que otras terapias manuales pero también es más agradable, relajante y sedante y su objetivo sigue siendo aumentar la sensación de bienestar del paciente.

¿Qué se puede tratar con el Quiromasaje?

El Quiromasaje o Masaje manual es una terapia muy completa en general. Un quiromasajista o un terapeuta manual que practique el Quiromasaje es alguien que domina las técnicas de masaje como para poder masajear cualquier parte del cuerpo de un paciente, exceptuando las zonas erógenas, ojos, uñas y pelo.

El Quiromasaje se puede trabajar en infinidad de problemas, es un complemento perfecto para cualquiera de las terapias que se realizan , y por sí mismo, como única práctica manual o combinado con otras terapias funciona perfectamente para paliar los siguientes problemas:

  • Artritis reumatoide.
  • Artrosis.
  • Celulitis.
  • Cefaleas.
  • Contracturas posturales.
  • Edemas.
  • Enfermedades reumatológicas.
  • Estreñimiento.
  • Estrés.
  • Fatiga o cansancio (astenia).
  • Impotencia funcional muscular.
  • Insomnio y situaciones de estrés.
  • Lesiones musculares.
  • Meteorismo (gases).
  • Obesidad.
  • Tos y expectoración.
  • Meteorismo (gases).
  • Obesidad.
  • Tos y expectoración.